Oncoavanze

La edad es el principal factor de riesgo en el cáncer de próstata

La edad es el principal factor de riesgo en el cáncer de próstata

El cáncer de próstata es el cáncer más frecuente en los hombres, con una incidencia que aumenta con la edad, por lo que esta condición se considera como el factor de riesgo más importante: a mayor edad existe un mayor riesgo de padecer este tipo de tumor. Por su parte, en la actualidad, la tasa de supervivencia a 5 años de haber sido diagnosticados, alcanza al 98% de los pacientes.

Para alcanzar los mejores resultados, son varios los aspectos a tener en cuenta. Uno de ellos es el screening o cribado, que consiste en la determinación de los niveles del antígeno prostático específico (PSA) en sangre, que ha demostrado reducir la mortalidad por cáncer de próstata y el riesgo de desarrollar metástasis. Sin embargo, hay que consensuar con el paciente los riesgos y beneficios de su determinación, ya que valores ligeramente elevados en ausencia de síntomas no es diagnóstico de cáncer, lo que puede llevar a realizar pruebas innecesarias. Además, el diagnóstico definitivo siempre se obtiene mediante la realización de una biopsia prostática que, además de confirmar la presencia de un cáncer, aporta información sobre su agresividad o riesgo de progresión (grado Gleason).

Tratamientos del cáncer de próstata

Una vez diagnosticado un cáncer de próstata, para determinar el tratamiento, se valoran múltiples variables para aportar a los pacientes el mayor beneficio posible pero con los menores perjuicios. Entre esas variables, destacan los niveles de PSA al diagnóstico, el grado Gleason en la biopsia, la esperanza de vida y comorbilidad del paciente, el estudio de extensión (que valorará la presencia o ausencia de metástasis) y, por supuesto, la preferencia del propio paciente.

De forma general, cuando el cáncer de próstata está localizado, es decir, no presenta extensión a otros órganos, se puede optar por la cirugía o por la Radioterapia, decisión que deberá ser consensuada con el paciente, aunque en algunos casos de muy bajo riesgo, una opción válida puede ser la vigilancia estrecha.

En los casos en los que el cáncer de próstata afecta a otros órganos (fundamentalmente los huesos), existen distintas opciones de tratamiento como son la terapia de derivación androgénica (también llamada tratamiento hormonal), antiandrógenos de nueva generación y la quimioterapia, cada una ellas con sus pros y sus contras.

Y al igual que en otros tipos de tumores malignos como el cáncer de mama y el cáncer de ovario, se debe valorar la realización de nuevas técnicas de determinación genética, ya que pueden revelar mutaciones o anormalidades en determinados genes, que se emplean como diana de nuevas terapias recientemente disponibles (denominadas terapias dirigidas). Ademas, esta información genética, junto con los antecedentes familiares, resulta de especial importancia para un posterior asesoramiento o consejo genético por la probabilidad de su transmisión y mayor riesgo de cáncer de próstata en sus descendientes (hijos).

Autor: Dr. Manuel González, oncólogo de Oncoavanze

Oncoavanze

Somos un centro especializado en el tratamiento del cáncer liderado por el Dr. Pedro Valero. Su objetivo es ofrecer una atención global e integral al paciente oncológico, a la vez de dar soporte a sus necesidades humanas.

Contacta
  1. Calle Presidente Cárdenas, 8
  2. 41013 Sevilla
  3. Teléfono:
    • 954 231 459 (Lunes a Viernes)
    • 611 088 674 (Lunes a Jueves)
  4. Email: info@oncoavanze.es